SU VIDA
SU VIDA
LOLA BELTRAN
SU VIDA
CRONICA DE SU MUERTE
MONUMENTO A LOLA BELTRAN
EXITOS
Imagen
Lucila Beltrán Ruiz, ese era su verdadero nombre; nació en El Rosario, Sinaloa, el año de 1932 en el seno de una familia humilde, sin embargo, gracias al empeño con que manejo su vida, logró concluir sus estudios secretariales, que en el futuro le serían de gran ayuda en la Ciudad de México.
Mientras tanto en su tierra, como en Mazatlán, ella desempeña una serie de diversos oficios que le ayudaron a sostener a su familia y sus propios estudios; todavía hay personas que recuerdan haber tenido a su servicio a la que en el futuro sería reina de la canción vernácula mexicana...
Como quiera que sea, en ese entonces Lucila sabía que era dueña de una voz fuera de lo común y era asidua participante en los concursos de aficionados que la estación porteña XERJ realizaba entre su auditorio.
Un golpe de suerte quiso que se trasladara a la capital donde muy bien recomendada consiguió trabajo como secretaria en la legendaria XEW, donde el célebre compositor "Tata" Nacho, descubrió su bello timbre de voz y la invitó a su programa "Así es mi tierra", donde cautivo al público con su particular estilo bravío al interpretar la música mexicana.
Ya en sus años de estrellato, actuó en muchas películas donde participó como:
" Cucurrucucú Paloma," " Los hermanos muerte," " Tirando a gol," " Matar no es fácil," " Camino de la horca " y "la bandida"; otras de las películas donde participó son: "México de mi corazón", " El revólver sangriento", "Canción del alma", y su última aparición en la pantalla grande fue en el filme "Las fuerzas vivas." En vida fue homenajeada en múltiples ocasiones en el país, la última de las cuales se verificó en octubre de 1994 en el Palacio de Bellas Artes, por sus 40 años de trayectoria artística. Cerca de dos mil personas acompañaron a la intérprete de canciones vernáculas en ese magno concierto que se tituló " Una voz, una Mujer... Lola Beltrán". Entre sus memorables interpretaciones destacan "Cucurrucucú Paloma", "Cielito Lindo", "Si nos dejan", "No volveré", "Albur de Amor", "Mi gusto es", "La milpa" "La palma", "El Sinaloense", "El Quelite", "El sauce y la palma", y muchas otras. Esta historia es conocida por todos, pues a partir de ese momento su encumbramiento sería definitivo e incuestionable y su ascenso al pináculo de la fama y fortuna imparable.
En sus 43 años de carrera grabó casi ochenta discos, en los cuales se erigió en la intérprete favorita de Agustín Lara, Alfonso Esparza Oteo, "Tata" Nacho, Tomás Méndez, José Alfredo Jiménez, Rubén Fuentes, Armando Manzanero, Manuel Esperón, Ernesto Cortázar, Héctor Cordero, Pepe Guísar, Cuco Sánchez y hasta de Juan Gabriel, entre muchos otros prestigiados autores, y fue precisamente el tema "Cucurrucucú Paloma" su carta de presentación por todo el mundo, canción reconocida lo mismo en toda América que en Francia, China o Rusia.
Lola Beltrán quien era llamada asimismo la embajadora de la canción ranchera, solía agradecer a Dios y a la gente, su aceptación y permanentes muestras de cariño. En sus 40 años de vida artística grabó 78 álbumes.
Antes de sufrir el infarto, Lola Beltrán trabajó en la grabación del "Disco del Siglo", junto con las cantantes rancheras Lucha Villa y Amalia Mendoza "La Tariácuri", bajo la producción de Juan Gabriel, en estudios de los Ángeles, Miami y Nueva York.
Lola Beltrán cantó para personalidades de la talla del galo Charles DeGaulle, la Reina Isabel II de Inglaterra, para los presidentes estadounidenses Kennedy, Nixon, etc., así como para el premier soviético Leonid Brezhnev, sin dejar de mencionar a los mandatarios mexicanos como Adolfo Ruiz Cortínez, hasta Carlos Salinas de Gortari; es decir, Lola supo trascender con su canto, la lengua extranjera y posicionarse como embajadora de la música mexicana.
Además, la Paloma del Rosario, supo realizarse como mujer en su vida personal, pues muy joven contrajo nupcias con Alfredo Leal, torero y galán de cine, con quien procreó una hija, María Elena Leal, también cantante y quien hoy en día mantiene en vivo el recuerdo de su extinta madre.
Otro aspecto que el pueblo del sur de Sinaloa reconoció en ella, era su firme devoción en la virgen del Rosario, pues año con año, en su onomástico ella religiosamente venía a cantarle "Las Mañanitas" al pie de su altar; en muchas ocasiones la Paloma venía acompañada de grandes personalidades de la música como Juan Gabriel y la Prieta Linda, que era su mejor amiga.
Muere a los 64 años de edad el 24 de Marzo de 1996, en la ciudad de México, víctima de una embolia pulmonar; sus restos se encuentran en el panteón municipal de Rosario Sinaloa.